La resiliencia en las infraestructuras de Edge Computing se refleja en todo el entorno IT

A medida que avanza el despliegue del Edge Computing, las organizaciones necesitan que estas infraestructuras sean resilientes. Como suele decirse, “eres tan fuerte como tu eslabón más débil”. Por lo tanto, si las ubicaciones Edge Computing se convierten en el eslabón débil en un entorno múltiple, toda la red sufrirá las consecuencias.

Las organizaciones deben fortalecer las infraestructuras de Edge Computing con la mejor tecnología, tal y como lo hacen en los centros de datos centralizados y locales. Las empresas necesitan redundancia, seguridad y controles de gestión diseñados para prevenir la inactividad.

La diferencia entre la inactividad en los data centers y la de las infraestructuras Edge Computing es significativa. Un data center promedio experimenta 30 minutos de inactividad al año, mientras que en las infraestructuras Edge Computing el tiempo es de 29 horas (1.740 minutos). Ahora, multiplique las infraestructuras Edge Computing por docenas, cientos o miles. La cantidad acumulada de tiempo de inactividad es abrumadora. Esto puede suponer un auténtico problema para las operaciones, especialmente si consideramos los tipos de aplicaciones que funcionan en estas infraestructuras Edge Computing, es decir, aplicaciones de análisis y procesamiento específicas que necesitan respuestas en tiempo real.

En este vídeo podrá aprender más sobre las necesidades IT en un mercado impulsado por el IoT y porqué es importante reforzar las infraestructuras locales de Edge Computing.

La resiliencia en una infraestructura Edge Computing es un requisito crítico

¿Por qué la resiliencia en las infraestructuras Edge Computing es tan crítica? En los actuales entornos IT híbridos, el Edge Computing local crea un “puente” de alto rendimiento para clouds públicas y privadas, data centers corporativos de co-localizados y despliegues IT locales.

La razón por la que los despliegues de Edge Computing son necesarios tiene que ver con la naturaleza inmediata de las aplicaciones en entornos IT. Estamos hablando de aplicaciones que requieren procesamiento y analíticas en tiempo real, como en la banca móvil y en la monitorización de dispositivos sanitarios. En estos casos, la latencia en las transmisiones de datos puede suponer graves problemas.

Si los datos para estas aplicaciones tienen que viajar hasta una infraestructura cloud lejana, seguramente se experimentará una latencia. Por eso, en lugar de confiar en entornos cloud centralizados para IoT, las organizaciones están construyendo infraestructuras de Edge Computing, mucho más cerca del lugar en el que los datos necesitan ser procesados.

El cambio hacia IT descentralizados

La aparición del Edge Computing es la última tendencia en cuanto a despliegues IT. Inicialmente la infraestructura IT se planteaba como centralizada, con el servidor en el centro de todo. Más tarde, la computación fue descentralizada y reemplazada por un modelo de cliente/servidor distribuido que ayudó a reducir los costes y a mejorar la escalabilidad. Pero estas redes siguieron creciendo, a menudo de una forma desordenada, añadiendo costes, complejidad y retos de gestión.

En la última década, la tendencia volvió a un modelo centralizado a medida que los clouds basados en entornos virtualizados reemplazaban los servidores físicos, proporcionando una mejor escalabilidad y flexibilidad y costes más bajos. Ahora, al consolidarse el IoT, está claro que la centralización se limita a aplicaciones de apoyo para las que el cloud no estaba diseñado.

El cloud se conceptualizó para aplicaciones específicas como el correo electrónico, las aplicaciones de productividad y las comunicaciones. Las aplicaciones eran binarias y el rendimiento no era algo a tener en demasiada consideración. En el nuevo panorama del IoT, el rendimiento es primordial para determinadas funciones, como el ajuste inteligente en habitaciones de hoteles, la realidad aumentada en tiendas minoristas, las salas de operaciones conectadas y las camas inteligentes en los hospitales, o la banca móvil.

Estas aplicaciones son diferentes de las desarrolladas para el cloud por muchas razones: Necesitan más ancho de banda, menos latencia y cuentan con regulaciones más estrictas sobre la gestión de los datos de los clientes.

Mayor necesidad de monitorización remota de las infraestructuras Edge Computing

Para mejorar la resiliencia de las infraestructuras Edge Computing, en las que normalmente no hay empleados y que, demasiado a menudo, se despliegan ad hoc, las organizaciones necesitan contar con tres claves, que les ayudarán a minimizar la inactividad:

  • Gestión remota de las instalaciones.
  • Seguridad física.
  • Despliegue redundante y estandarizado.

Acceso a los recursos Edge Computing

APC by Schneider Electric ofrece soluciones ideales para las infraestructuras Edge Computing porque aborda las tres claves. Implementando estas soluciones de gestión remota, las organizaciones se asegurarán de que sus infraestructuras Edge Computing no sean el eslabón más débil de sus entornos IT y, en su lugar, ganarán seguridad en un mundo conectado. Para saber más sobre las soluciones de Edge Computing, puede revisar nuestra página de recursos de Edge Computing, que incluye White Papers, vídeos, etc. para ayudarle a explorar las distintas opciones que existen para su negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.